CAD: Más de 630 mil peruanos están desempleados

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 14
MaloBueno 

LIMA.- En comparación a otros países de la región, en el Perú la crisis económica y financiera iniciada en el 2007 tuvo un impacto menor en el mercado laboral. De acuerdo con reportes de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la tasa de desempleo de Latinoamérica subió de 7,3% a 8,1% en el 2009. En el Perú, esta cifra se ubicó por debajo del promedio. Según investigación de CAD Ciudadanos al Día, elaborada con información de la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho) del Inei, la población desempleada es de 637,799, lo que representa el 4% de la Población Económicamente Activa (PEA).
 
Lima y Callao concentran el 31% de la población ocupada a nivel nacional
La PEA de un país está constituida por todas las personas en edad de trabajar (mayores de 14 años) que se encontraban trabajando (ocupados) o que estaban buscando activamente trabajo sin haberlo encontrado (desocupados). Esto excluye a los menores de 14 años, presos, ancianos, estudiantes a tiempo completo, amas de casa, rentistas y jubilados, que no se encontraban trabajando ni buscando trabajo. En el Perú, la PEA supera los 16 millones de personas y de esta cifra, el 96% tiene trabajo, remunerado o no, y componen la PEA Ocupada. A nivel regional, los departamentos de Lima y Callao concentran aproximadamente el 31% de la PEA ocupada (4,788,923 personas). Le siguen Cajamarca (910,058 personas) y Piura (903,324 personas). En el extremo opuesto están Tumbes, Moquegua y Madre de Dios, con 119 mil, 95 mil y 63 mil personas respectivamente.
 
Mayores tasas de desempleo se encuentran en Moquegua, Tacna y Lima
La tasa de desempleo indica qué porcentaje de la PEA está desempleada. Las regiones con cifras más altas son Moquegua (6.7%), Tacna (6.6%) y Lima (5.9%). Las tasas más bajas se encuentran en Apurímac (0.6%), Amazonas (0.8%) y Huancavelica (1.1%).
 
En cuanto al número de personas desempleadas, Lima, Piura y Arequipa presentan las cifras más altas: 275,519, 41,287 y 36,768. Al otro extremo, y con menor cantidad de desempleados, están Madre de Dios (1,059), Apurímac (1,525) y Amazonas (2,043).
 
Buenas Prácticas en Gestión Pública
El presidente de CAD Ciudadanos al Día, Juan Carlos Cortés, destaco 3 experiencias llevadas a cabo por distintas entidades del sector público. Cabe destacar que estos proyectos fueron reconocidos como Buenas Prácticas en Gestión Pública 2010 y pueden ser replicables a otros lugares y distintos niveles de gobierno.
 
Con el objetivo de promover el empleo y proteger la empleabilidad de los trabajadores afectados por la crisis económica internacional, en mayo del 2009 se creó el Programa Revalora Perú. Entre diciembre del 2008 y enero del 2009 se habían perdido 35,648 puestos de trabajo en Lima Metropolitana y 21,455 en el resto de las ciudades del país, fruto de la crisis internacional.  Revalora Perú les brindó, de manera gratuita, capacitación laboral para su reinserción o autoempleo. El programa fue creado por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, y en solo un año, más de 26,000 ciudadanos a nivel nacional que perdieron su empleo o disminuyeron sus ingresos como consecuencia de la crisis recibieron capacitaciones. Revalora Perú ha sido distinguido por la Organización Internacional del Trabajo como una de las mejores prácticas desarrolladas por los gobiernos de América Latina en el marco de los planes de estímulo económico. Ha recibido el “Reconocimiento al Trabajo y al Emprendimiento” a propuesta de la Sociedad Nacional de Industrias en la categoría: “Función a la Gestión Eficiente del Programa”. Esta experiencia fue Ganadora en la categoría Promoción del Desarrollo Económico del Premio Buenas Prácticas en Gestión Pública 2010.
 
Ante el bajo nivel competitivo del sector de cuero, calzado e industrias conexas, que se evidenciaba con el uso inadecuado de tecnología, técnicas productivas, gestión de calidad e insumos deficientes, y el ingreso de productos importados de mejor tecnología y menor precio, el Ministerio de la Producción creó el CITEccal como un instrumento de transferencia tecnológica y promoción de la innovación para contribuir con mejorar la competitividad de las empresas del sector. CITEccal se instaló en el distrito del Rímac, cerca a los mercados de insumos de Caquetá que abastecen a los fabricantes de calzado en todo el país. Así, se identificaron las necesidades de innovación y transferencia tecnológica de estos fabricantes con la finalidad de diseñar e implementar sus servicios: diseño de calzado y componentes, modelaje 3D y seriado computarizado; ensayos de laboratorios para el control de calidad de los materiales y productos terminados; capacitación y asistencia técnica; investigación, desarrollo de productos y procesamiento de pieles tradicionales y exóticas con énfasis en tecnologías limpias; servicios de información de tendencias de moda, tecnología y procesos de producción; proyectos de I+D+i, y organización de ferias tecnológicas y pasantías. Esta experiencia fue finalista en la categoría Promoción del Desarrollo Económico del Premio Buenas Prácticas en Gestión Pública 2010. 
 
Se estima que la necesidad de financiamiento del sector agrícola en el Perú es de aproximadamente 5 mil millones de dólares, de los cuales 4 mil millones corresponden al sector de pequeña y micro agricultura, y el restante a mediana y gran agricultura. El Banco Agropecuario (Agrobanco) consciente de esta necesidad de financiamiento, ha emprendido desde el año 2008 un proceso de transformación que le ha permitido modificar su estructura de financiamiento, privilegiando a los pequeños agricultores. Actualmente, Agrobanco tiene más del 70% de sus créditos colocado en los pequeños y medianos agricultores. A junio del 2010 se había desembolsado S/. 14, 578,335, lo que representó el 8% de las colocaciones a dicha fecha. La principal razón del éxito de este producto fue lograr la participación activa de todas las empresas e instituciones involucradas, entre ellas el gobierno que a través del ministerio de agricultura permitió la creación del fondo de garantía necesario para llegar con un producto en mejores condiciones y las más de 60 cooperativas y asociaciones de productores que con su participación y esfuerzo vienen contribuyendo al desarrollo económico y social de los agricultores. Esta experiencia fue finalista en la categoría Promoción del Desarrollo Económico del Premio Buenas Prácticas en Gestión Pública 2010.
 
Sobre estas experiencias, el presidente de CAD afirmó: “Resultan fundamentales las buenas prácticas en gestión pública reseñadas, en tanto atienden a dos problemas asociados al trabajo: la formación y capacitación, con la finalidad de acceder al empleo e incrementar la competitividad de los trabajadores; y el acceso al crédito, con el efecto directo generación de empleo. Ambas en sectores menos favorecidos o históricamente no atendidos”. También resaltó la posibilidad de replicar estas prácticas en otos lugares y niveles de gobierno.